Historia
 
volver...
 

El Colegio fué construído y fundado en 1992 bajo la administración del Lic. ALFREDO CAMARGO ACEVE-DO (q.e.p.d), e inició labores académicas en el año 1993 como Concentración Víctor Félix Gómez Nova, en la básica primaria, y Colegio Municipal Víctor Félix Gómez Nova en la sección noctura con los grados 6º y 7º siendo legalizados mediante el acuerdo Nº 021 del 14 de mayo de 1993 por el Honorable Concejo Municipal de Piedecuesta, asignando el nombre como reconocimiento al destacado profesor matemático de la Escuela Normal Nacional Mixta de Piedecuesta: licenciado VÍCTOR FÉLIX GÓMEZ NOVA.

Funcionó en éstas condiciones como CONCENTRACIÓN bajo la dirección del Licenciado ORLANDO ANGARITA, en la

jornada diurna, quien presenta su renuncia el 3 de febrero de 1996 y el 6 de febrero del mismo año es nombrado como nuevo director el Licenciado JULIO CÉSAR CAMACHO PRADA quien ejerce éste cargo hasta el 10 de junio del 2002 en la jornada diurna, mientras que el bachillerato sección nocturna es dirigido por el Mg. MARIO SEQUERA ALBARRACÍN.

Teniendo en cuenta el nuevo plan de reorganización del sector educativio del municipio, la Gobernación de Santander mediante resolución Nº 06222 del 11 de Junio del 2002 unifica la administración de éstas dos instituciones Concentración Víctor Félix Gómez Nova y Colegio Víctor Félix Gómez Nova, al establecimiento

resultante de ésta unificación se denomina COLEGIO VÍCTOR FÉLIX GÓMEZ NOVA para los niveles pre-escolar, básica y media quedando como rector de las tres jornadas el Mg. MARIO SEQUERA ALBARRACÍN. Actualmente la institución cuenta con 3030 estudiantes en las jornadas diurna y nocturna. A partir del año 2003 el Colegio Víctor Félix Gómez Nova ofrece a la comunidad educativa de Piedecuesta la apertura de los grados de Básica Secundaria de 6º a 9º en la jornada diurna y todos los ciclos en la jornada nocturna. En el año 2005 se inicia el 11º grado diurno
 
 
 
 

Colegio Víctor Félix Gómez Nova © Copyright 2005 Todos los derechos reservados

Página desarrollada por Juan Francisco Remolina Caviedes

Piedecuesta - Santander